Dieta de la hernia epigástrica: el papel del consumo de fibra

Cambios en la dieta cuando se tiene una hernia epigástrica

Una hernia es un término médico para describir una condición en la que una parte de un órgano interno, como el estómago, sobresale del músculo o la pared abdominal del tejido adyacente. Una hernia epigástrica ocurre cuando los tejidos grasos sobresalen entre el ombligo y el final del esternón (parte media de la caja torácica). Continua leyendo para saber la importancia de la dieta de la hernia epigástrica en el tratamiento de esta afección.

Al comienzo del desarrollo de una hernia epigástrica, la persona puede notar que aparece un bulto o protrusión. Particularmente en la parte superior central del abdomen entre el esternón y el ombligo. Esta zona se conoce como “epigastrio”, de ahí el nombre de este tipo de hernia. La protuberancia generalmente consiste solo en tejido graso, pero cuando es grande puede contener intestino.

Hernia Epigástrica

Con una hernia epigástrica hay leves molestias al principio, pero puede volverse más doloroso cuando se levanta objetos pesados o al toser. Esta hernia no debe confundirse con un gran bulto que va desde el esternón hasta el ombligo, lo que a veces puede ocurrir como resultado del aumento de peso y rara vez se recomienda la cirugía.

Para muchas personas, las hernias pequeñas no causan problemas. Pueden aparecer en ciertos momentos y es posible que no se noten cuando se está acostado. La mayoría de personas desconocen que tienen una hernia epigástrica. Continua leyendo para conocer los factores de riesgo para una hernia epigástrica y los cambios en la dieta para el alivio de los síntomas.

Factores de riesgo para el desarrollo de una hernia epigástrica

Una hernia epigástrica por lo general está presente desde el nacimiento. Se forma como resultado de una debilidad en los músculos de la pared abdominal o del cierre incompleto del tejido abdominal durante el desarrollo. Algunos factores que pueden causar o exacerbar las hernias epigástricas incluyen:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Embarazo
  • Ataques de tos
  • Levantamiento pesado
  • Labor física
  • Entrenamiento intensivo o deportes

Las personas con hernias epigástricas a menudo no experimentan ningún síntoma. Algunos pasan por la infancia y la adolescencia sin saber que tienen una hernia epigástrica. Sin embargo, muchos niños experimentan síntomas desde una edad temprana.Sobrepeso

Ciertas acciones como esforzarse, llorar o defecar, pueden producir o exacerbar los síntomas de dolor y sensibilidad en el área. Los síntomas de algunas hernias epigástricas van y vienen, lo que se conoce como hernias reducibles.

Dieta de la hernia epigástrica

Las hernias epigástricas se diagnostican mediante un examen físico. No se curan por sí solas y se recomienda a las personas con una hernia epigástrica que consideren una intervención quirúrgica. La reparación de la hernia aliviará los síntomas y reducirá el riesgo de complicaciones, como daño tisular o agrandamiento de la hernia.

La dieta de la hernia epigástrica es otra parte especialmente relevante del tratamiento. El pronóstico es bueno para el paciente cuando la hernia epigástrica se trata a tiempo. Con los cambios de estilo de vida adecuados como seguir la dieta de la hernia epigástrica se puede hacer frente a la afección y evitar su recurrencia.

La dieta para los pacientes con hernia epigástrica debe ser alta en proteínas y baja en grasas. Comer alimentos ricos en grasas y bajos en proteínas puede provocar una hernia epigástrica, ya que las paredes del estómago se debilitan.

El requesón, el atún y el pollo son alimentos ricos en proteínas que se recomienda incluir en la dieta de la hernia epigástrica. También se puede consumir leche y productos lácteos bajos en grasa para controlar la ingesta de grasas. Por otro lado, las frutas frescas como las manzanas y las peras son muy ricas en fibra, lo que se consideran muy saludables para los pacientes que padecen una hernia epigástrica.

Adicionalmente, los frutos secos, los cereales integrales y los frijoles son ricos en fibra por lo que son una gran alternativa. La ingesta de fibra ayudará a realizar mejores evacuaciones intestinales y evitará el estreñimiento que agrava los síntomas.

Dieta de la hernia epigástrica

Alimentación del paciente después de la cirugía de hernia

La mayoría de los pacientes se van a casa el día de la operación y algunos deberán pasar una o dos noches en recuperación en el hospital.

Después de la cirugía de una hernia epigástrica se puede esperar comenzar con los líquidos tan pronto como se pueda. Si los tolera, se avanzará pronto a una dieta ligera. Es de esperar que haya dolor y malestar en la herida abdominal. Por lo tanto, puede ser necesario un alivio del dolor con analgésicos en las primeras 24 a 48 horas.

Después de cinco días, se podrá retirar el apósito de la herida quirúrgica y el paciente podrá ducharse. Es importante evitar el estreñimiento y el esfuerzo cuando se vaya al baño. Comer bastante fibra en la dieta de la hernia epigástrica es fundamental, así como tomar muchos líquidos. Si se tiene dificultades gastrointestinales a los pocos días o semanas de la cirugía, acudir con el médico de cabecera lo antes posible es lo ideal.

El estreñimiento y el esfuerzo posterior pueden causar problemas postoperatorios, por lo que es importante comer suficiente fibra y mantenerse hidratado.

La dieta de la hernia epigástrica tanto antes como después de la cirugía debe incluir muchas frutas frescas y vegetales verdes. Además de ser altas en fibra, las frutas y vegetales están llenos de nutrientes esenciales para la salud general.

Particularmente ¿qué se puede comer cuando se tiene una hernia epigástrica?

Zanahorias, plátanos, manzana, canela, granos enteros y repetimos y resaltamos: vegetales verdes.

Zanahorias

Las zanahorias son una rica fuente de betacaroteno, fibra, potasio y varios otros antioxidantes. El jugo de zanahoria ayuda a prevenir la degeneración del revestimiento del estómago por afecciones como úlceras gástricas y gastritis. Además, la zanahoria es una fibra dietética. Mejora la condición del estómago al ayudar en la digestión, aliviando así los síntomas de una hernia. Puedes añadir zanahorias a tu dieta diaria como acompañamiento de verduras, en tu ensalada, sopa o en tu jugo matutino.

Frutas y verduras para la hernia epigástrica

Manzanas

Las manzanas son una rica fuente de potasio, magnesio y calcio. También son ricas en vitamina A, vitamina C, vitamina D, vitamina B6 y vitamina B12. Esta popular fruta promueve la digestión y ayuda a mejorar los movimientos intestinales. El contenido de magnesio en las manzanas tiene la capacidad de reducir el exceso de ácido en el estómago que en el caso de las hernias hiatales, esto causa reflujo ácido. Para incluir la manzana en la dieta de la hernia epigástrica se puede tomar un tazón pequeño de manzanas al día o un licuado de manzana con avena por las mañanas.

Plátano

Los plátanos o bananas son otra fruta rica en fibra y potasio. Los plátanos recubren el revestimiento del esófago irritado, evitando así el daño debido al reflujo ácido o la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es especialmente relevante que la pectina es una fibra soluble que se encuentra en el plátano. Esta ayuda a facilitar el movimiento de los alimentos a lo largo del tracto digestivo. Se puede comer dos plátanos al día para aprovechar todos sus beneficios.

Canela

En cuanto a la canela, esta especia tiene la capacidad de reducir la producción de ácido y las enzimas digestivas (pepsinas) presentes en el estómago. Un exceso de estas enzimas puede dañar el revestimiento del estómago. La canela ayuda a que el estómago se enfríe un poco al reducir el pH estomacal. Asimismo, contribuye a reducir el calor producido por el estómago durante el metabolismo de los alimentos, aliviando así los síntomas de una hernia. Agrega dos o tres pizcas de canela en polvo a tu vaso de leche baja en grasa tres veces por semana.

Cereales integrales

Los granos integrales son granos sin procesar, ya que contienen las tres capas del grano: salvado, germen y endospermo. El salvado es rico en fibra y puede ser útil para tratar el estreñimiento. Además, los cereales integrales son ricos en ácidos grasos saludables, lo que los hace fáciles de metabolizar. La investigación ha demostrado que los productos de trigo integral tienen la capacidad de tratar la inflamación del estómago. Se puede comer cereales integrales como quinoa, pan integral y pasta para obtener estos beneficios.

Fuentes de consulta:

Dr. Laxmidutta Shukla. (2020). Hernia Diet. 26 de mayo de 2021, de myUpChar Sitio web: https://www.myupchar.com/en/disease/hernia/diet

Jayne Leonard . (2017). What’s to know about epigastric hernia?. 26 de mayo de 2021, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/318541#what-is-an-epigastric-hernia

Pramod Kerkar, M.D.,. (2019). Home Remedies & Diet for Epigastric Hernia. 26 de mayo de 2021, de ePainAssist Sitio web: https://www.epainassist.com/abdominal-pain/home-remedies-and-diet-for-epigastric-hernia

Leave A Reply